Saltar al contenido Saltar al menu
ARROYOMOLINOS HOY

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Navegación

Usted está aquí: Inicio / ARROYOMOLINOS HOY / Artículos / Mujeres de Arroyomolinos

Mujeres de Arroyomolinos

Redacción Fecha de publicación 20/05/2019 09:10
En una sociedad avanzada como la nuestra, la igualdad real entre hombres y mujeres es todavía una asignatura pendiente: techos de cristal, precariedad salarial o dificultades en la conciliación laboral y familiar. Estas son algunas de las piedras que cada día muchas mujeres se encuentran en el camino.
Mujeres de Arroyomolinos

Arroyomolinos HOY ha tenido la oportunidad de conocer a varias mujeres, ejemplo de superación y lucha diaria en el municipio. Una de ellas es Yolanda Pastor, una arroyomolinense de adopción que llegó a la ciudad hace 8 años. Esta profesora de Psicología Social en la Universidad Rey Juan Carlos comenta que se trasladó a Arroyomolinos para afrontar cómodamente su embarazo y su trabajo en los campus de Móstoles, Fuenlabrada y Alcorcón. Y, ¿cómo hace esta madre y docente para compatibilizar su vida laboral con la familiar? Sin perder la sonrisa, Pastor nos relata su ajetreada jornada: «Un día normal es dar clase por la mañana, estar unas horas de tutoría en el despacho, para atender a alumnos o reuniones con otros compañeros de investigación y salir a las 17:00 horas para ir a por los niños. Y es a las 10 de la noche, cuando los pequeños se acuestan, cuando continúas trabajando un par de horas más». Pero no solo eso, pues comenta que lo normal es que se junten varias investigaciones a la vez: «Ahora estoy también con un tema de adolescentes y el mal uso que estos hacen de las redes sociales y otro proyecto, con los mayores de Arroyomolinos, sobre su adaptación al cambio en la jubilación». Un verdadero reto al que hace frente gracias a una aliada: la conciliación.  Pero nuestra entrevistada es franca: «La conciliación no es una batalla que tengamos que lidiar en el trabajo, sino en casa, en nuestro día a día. Tenemos que negociar con nuestra pareja y entender que los hijos son responsabilidad de los dos».

 ACABAR CON LOS TECHOS DE CRISTAL

Asimismo, otro desafío que debe superar la sociedad y que destaca Yolanda Pastor es el de los conocidos como «techos de cristal», en su caso aplicado al mundo universitario: «Es cierto que, en términos generales, se está viendo una feminización de la universidad, en ingenierías o carreras que tradicionalmente contaban con más hombres que mujeres en las aulas. Sin embargo, a medida que vamos escalando en los ámbitos de poder, más hombres asumen cargos de responsabilidad que mujeres. En los últimos años se ha producido un cambio y cada vez hay más mujeres en altos puestos, pero, por ejemplo, en esta universidad, aunque ha habido decanas y vicerrectoras, todavía no hemos tenido una rectora».

En sintonía con esta problemática, Pastor apunta a una impresión generalizada: «Respecto a los hombres, las mujeres tienen la sensación de que tienen que prepararse más y muy bien para el mercado laboral». Una idea que también sostiene la directora de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Arroyomolinos, Brígida Fernández: «A las mujeres se nos exige un nivel de profesionalidad, talento y esfuerzo superior que a los hombres. Es estar demostrando constantemente que vales y mucho». Pero no solo eso, como reflexión, esta empleada municipal, de dilatada experiencia, con 23 años de trabajo social en la ciudad, alude a «una involución o sobrecarga sobre el fenómeno de la mujer como trabajadora, madre, cuidadora y compañera. ¿Cuándo saca la mujer tiempo para defender y tomar conciencia de ella misma? Vivimos estresadas porque alguien nos ha dicho que tenemos que llegar a todo». 

DISCRIMINACIÓN POSITIVA ¿SÍ O NO?

Al ser preguntada por su opinión acerca de la discriminación positiva, Fernández considera su necesidad en algunos casos: «No hablo de una discriminación positiva general, pero sí quizás, en las empresas privadas o en políticas sociales. Las políticas de familia no ayudan a que las mujeres se incorporen al mercado laboral con las mismas condiciones que los hombres después de tener y cuidar a los hijos. Es un hándicap».  Una valoración que comparten las dueñas de Noan Sthetic y de la que pudieron beneficiarse durante los primeros años en la apertura de su negocio de estética: «Fue con la cuota reducida del pago de autónomo. Se pagaba menos por el hecho de ser mujer emprendedora y con una edad menor de 35 años».

Tras casi 15 años desarrollándose en Arroyomolinos, en el mundo de la imagen y el cuidado personal, Ana Isabel Martín y Noelia Orduña se animaron a dar un gran paso, el del emprendimiento. Fue así como abrieron Noan Sthetic en 2011, un camino arriesgado en plena crisis económica pero que supieron afrontar con ilusión y esfuerzo. Sin embargo, con anterioridad, para Ana Isabel Martín no todo en este sector fue miel sobre hojuelas: «Fue en mi trabajo anterior. Estuve fenomenal durante 7 años, pero después de tener a mi hijo todo comenzó a ir mal. Me despidieron y aunque en ningún momento me dijeron que fuera por tener un hijo, todas mis compañeras de allí vivieron la misma situación. Fueron madres y acabaron siendo despedidas».

DESIGUALDADES EN LA VIDA COTIDIANA

Pero la dueña de Noan Sthetic no es el único ejemplo. Como destacaba Yolanda Pastor, «las discriminaciones en la vida cotidiana son sutiles». Algo que reafirma Cristina Benítez, miembro del cuerpo de Policía Local de Arroyomolinos: «Estas situaciones están presentes en el día a día. Hay compañeros que, aunque abiertamente no lo dicen, prefieren ir de patrulla con un chico y no con una chica. O en mis inicios, cuando entré, a la hora de distribuir trabajos, hubo compañeros que fueron dirigidos a la seguridad ciudadana, mientras que las chicas o los chicos más delgados, nos destinaron a temas administrativos». Pero Benítez va más allá: «Hubo una época en la que lo noté mucho más. Fue durante el embarazo. Estaba de cinco meses y había cosas que no podía hacer, por lo que me pusieron fija por las mañanas. Y claro, tuve compañeros que se quejaron. O la mentalidad de ellos, porque cuando sus mujeres han estado embarazadas pensaban que tenían que estar de baja y tranquilas, pero cuando me ocurrió a mí, no lo veían del mismo modo, comentando que yo había elegido trabajar como policía».

No obstante, nuestra entrevistada ha contado siempre con un gran apoyo: su pareja, también policía. Gracias a él, la conciliación laboral y familiar ha sido posible: «En casa, entre mi marido y yo nos repartimos las tareas. Y a la hora de conciliar, cuando yo no estoy, está mi marido con los niños. Con 3 y 5 años son todavía muy pequeños, así que, ahora mismo, es el sacrificio de la pareja por la familia. Compartimos menos tiempo juntos pero nuestros hijos están siempre atendidos».

¿Más sobre Noan Sthetic?

Ubicado en la calle Carretera, 4, Noan Sthetic ofrece una gran multitud de tratamientos corporales y faciales, además de manicura y pedicura, masajes, clases de pilates y servicios de aparatología médico-estética.

Facebook: Noan Arroyomolinos

Instagram: @noan_sthetic

Web: www.noansthetic.com

archivado en:

Acciones de Documento

Compartir